martes, 24 de enero de 2012


Irreflexiva, las palabras que tipearon sus manos, artífices de confusas elucubraciones, se han escapado... y ahora la hacen envejecer. Aún así, con romántica saturación falsea su cognición, verborragica e incomprensible.